19/12/2013 - Facultad de Veterinaria de la UCM (Madrid)

mammamiafinal

El jueves 19 de diciembre de 2013 será una fecha recordada con cariño por todos los integrantes de nuestra asociación. Esta cita aunaba muchos detalles que hicieron que volviéramos a sentir esas mariposas en el estómago minutos antes de que la función diera comienzo. A las ocho en punto empezaba la última representación del año de “Mamma Mia!”, nuestro espectáculo por excelencia, pero en esta ocasión en un formato adaptado a unas características del espacio muy particulares y retadoras. El ambiente era idóneo en el salón de actos de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid: más de doscientas personas ocupando el patio de butacas y una atmósfera de familiaridad y cariño que nos llevó a la emoción más sincera en más de una ocasión. Estaba claro que llevar teatro musical a la universidad había sido un acierto. (PINCHA EN EL TÍTULO PARA LEER MÁS)

Y, como no podía ser de otra forma, todo salió a pedir de boca. Para empezar porque durante los días previos de organización todo lo que encontramos fueron facilidades y una atención fabulosa por parte de los miembros del decanato y de la administración del centro. Cabe destacar a grandes personas como Ángel, que convirtió una complicación en una oportunidad única; Antonio, que nos ayudó a que la invasión griega fuera lo más agradable y ágil posible; o Pablo, que en momentos clave apareció para que una sala así pudiera convertirse en un teatro. Tendréis siempre nuestra gratitud por apostar por esta idea y apoyarla con tanta pasión. El hecho de que tres de nuestras compañeras estén vinculadas con esta titulación universitaria hizo que todos nos sintiéramos como en casa y esa cercanía se tradujo durante la actuación en momentos mágicos. Durante algo más de una hora el público, compuesto en su mayoría por profesores y estudiantes, disfrutó del desparpajo y la diversión de nuestra historia y vibró con los geniales números que llevan la música de ABBA por bandera. Risas, palmas y hasta algún que otro bailoteo fueron la nota predominante como acompañamiento formidable de nuestra labor.

Al finalizar la obra, el respetable nos brindó en pie una ovación indescriptible y quisieron compartir con nosotros sus impresiones. Momentos como este dan sentido a todo el esfuerzo que invertimos en llevar a todo el mundo la magia del teatro musical, a pesar de la dificultad del objetivo. A estas alturas ya todos estábamos convencidos de que hacer realidad el delirio de Sandra González, nuestra preciada coreógrafa y vicepresidenta, había merecido la pena con creces.

Para poner fin a esta maravillosa velada tuvimos el placer de escuchar las afectuosas palabras del Sr. Don Pedro Luis Lorenzo González, Rector Magfco. De la Facultad de Veterinaria de la UCM, que también nos obsequió con una placa del centro que luciremos muy orgullosos en nuestras estanterías.