Tercer aniversario de "Mamma Mia!"

Un 28 de abril de 2012, un grupo de jóvenes y no tan jóvenes amantes del teatro musical estrenaron una particular versión del musical “Mamma Mia!”, obra original de Catherine Johnson, en el Teatro de la Casa de la Cultura de Tres Cantos.  La idea de montar esta versión del musical partió de dos jóvenes de Tres Cantos, fieles seguidores del teatro musical y que sin ellos nada de esto hubiera sido posible: Verónica Hellín y Lolo Belizón, directora del musical y técnico de sonido durante estos tres años. A ellos dos se unieron Sandra González como coreógrafa, Guillermo Molinero como director musical y Jesús Alcañiz como director escénico. 

Antes de este estreno, hubo un año duro de audiciones, arreglos de canciones, preparación de bailes y escenas, ensayos durante los fines de semana, elaboración de atrezos y decorados. Pero poco importaba lo duro que fuera esta preparación para estos artistas porque la ilusión por estrenar ese 28 de Abril reinaba en el ambiente y nada ni nadie los iba a parar. 

Cuando las entradas se pusieron a la venta, se agotaron en apenas 24 horas. Muchos familiares y amigos de estos artistas no querían perderse este estreno tan esperado. Esto hizo que no sólo estrenaran el musical un 28 de abril sino que repitieran al día siguiente, de nuevo colgando el cartel de “no hay entradas” en la taquilla del teatro. 

Tanto la actuación del 28 como la del 29 de abril, fueron un éxito absoluto. El público disfrutó de lo lindo con esta comedia musical. Rieron, bailaron, cantaron, lloraron y no dejaron de aplaudir hasta el final. Ni en los mejores sueños había imaginado este grupo el éxito cosechado. El tiempo y el esfuerzo invertido habían merecido la pena. El trabajo en grupo y la calidad de todos y cada uno de sus integrantes habían dado sus frutos. 

Tres años hace de ese estreno y más de 20 representaciones de “Mamma Mia!” a lo largo y ancho de la geografía española, más de 20 premios en certámenes de teatro amater, premios del público, mejor dirección, mejor coreografía, mejor dirección musical, mejor actriz de reparto, mejor actor de reparto y un largo etcétera. 

Fruto de todo ese esfuerzo y derroche de arte sobre el escenario, nació la Asociación Cultural Musicales 3C, que cosecha éxitos y premios allá donde va por toda la geografía española, con “Mamma Mia!” y con otros dos espectáculos originales que también están arrasando: “La Brújula Mágica” y “Una Navidad en Broadway”.

¡¡Enhorabuena, familia, por este aniversario y a por otros muchos cumpleaños más!!

Algunos integrantes de ese “Mamma Mia!” han querido contar cómo vivieron ese día de estreno.

Sara Alarcón (bailarina):

Recuerdo muchas ganas por parte de todos. ¡La representación de un gran número llevado a cabo por unos grandes artistas! De las primeras veces siempre se aprende y encima de un escenario cualquier bailarín/a te va a contar mil y una anécdotas graciosas: culos al aire, botones que se desabrochan y muestran tus encantos e incluso algún que otro golpe que viene por lugar equivocado. Ese primer “Mamma Mia!” lo podría definir como algo increíble, disfruté muchísimo rodeada de tanto talento. El gran honor fue poder compartir la experiencia con amigos/as con los que ya había estado encima de un escenario en ocasiones anteriores. Eso fue mágico. Ese día muchos de ellos, por no decir todos, tuvieron una fan más que les admiraba y admira a día de hoy. Todos y cada uno de nosotros hemos mejorado y aprendido mucho, ¡muchísimo!, a lo largo de esta experiencia. ¡Por muchos años más, familia!

Jesús Alcañiz (Bill):

¡Ya vamos a hacer 3 años desde nuestra primera representación! La verdad es que tengo muchos recuerdos mezclados después de las más de 20 representaciones de este espectacular montaje.

Era nuestro gran estreno y para mí también significaba mi primera experiencia como director de escena: pasamos de los ensayos en los miniespacios del Polideportivo Laura Oter y de aquellas salas de baile o discotecas, al magnífico escenario de la Casa de la Cultura de Tres Cantos. Había nervios, tensión por el estreno y por hacerlo en nuestra casa, delante de nuestro público, con todas las butacas vendidas...

Recuerdo también nuestro primer "círculo energético", esa reunión grupal de todo el elenco antes de levantarse el telón para conjurarnos, tratando de eliminar nervios, pero sobre todo para salir con fuerza, divertirnos y hacer vibrar al público. Y, después de casi un año de trabajo, lo conseguimos, levantamos a la gente de sus asientos para corear nuestra última canción, para aplaudir, para devolvernos con creces toda la ilusión que habíamos puesto en este trabajo. Fue muy emotivo.

Aquel día fue muy grande y estoy muy orgulloso de este proyecto. Os doy las gracias a todos y cada uno de los que hemos hecho posible este gran sueño.

¡Muac!

Julio Vaquero (Chili):

Creo que ese día sentí emoción. Pero me lo pasé muy bien, no recuerdo ponerme nervioso.

Irene Manso (Ali):

Recuerdo nuestra primera actuación. ¡Cómo ha cambiado todo! La noche anterior apenas había podido dormir y recuerdo que tenía tanto cansancio y nervios que ¡hasta me puse a llorar! Recuerdo el momento antes de salir a escena con Lucía  encontrarnos con Amalia en escena y pensar que no iba a poder hablar... Los coros con Guille: ir corriendo mientras me cambiaba porque no sabía si me daba tiempo o no para los cambios de vestuario. Repasar la doble pirueta de "Dame, dame" y las posiciones por miedo a equivocarme... El mejor recuerdo es el aplauso que recibimos y los abrazos y felicitaciones cuando bajó el telón. Fue un gran estreno.

Nuria González (bailarina):

"Nervios" sería la palabra perfecta para describirlo. Miraras donde miraras veías nervios, respirabas nervios y cómo no, yo misma me moría de los nervios. Había costado mucho llegar hasta ahí y no teníamos muy claro cómo iba a salir todo. Yo me asomaba por el telón (cosa que nunca se debe hacer) y no podía dejar de mirar a todas esas caras conocidas que habían confiado en nosotros. 

“Din, don, din”. La obra empezó. Apenas me pareció que habían pasado quince minutos, iba todo rodado y estaba saliendo... Bueno, no sabía cómo estaba saliendo, porque en estos tres años no hemos parado de mejorar en cada una de las actuaciones, pero bueno, lo claro es que se notaba que estábamos disfrutando. Quizá por eso al terminar la obra todo el público estaba en pie y no podía parar de aplaudir. Me acuerdo perfectamente de esa imagen, la tengo grabada. El trabajo había merecido la pena. Y nosotros estábamos como embobados en nuestra nube de felicidad, incapaces de bajarnos del escenario. Hay que agradecer eso siempre, es lo más bonito de esta profesión. Así que sin duda me quedaré con esa imagen. ¡Mil gracias por esos tres grandísimos años, compañeros!

Manuel Belizón (Director técnico):

De entonces me quedo principalmente con una cosa: saber que la ilusión, las ganas, el esfuerzo y el trabajo en equipo pueden superar cualquier dificultad. Estrenar un musical sin prácticamente medios y sin renunciar a elementos casi profesionales (coros de cabina, un impresionante cuerpo de baile, decorados, sonido, luces, etc.) hizo, a priori, que bajara nuestra probabilidad de éxito. Muchísimas variables a tener en cuenta para unos primerizos que apenas eran del todo conscientes del reto que se habían propuesto. Pero quien siembra termina recogiendo y la primera función quedará grabada siempre en nuestros corazones. Disfrutamos nosotros y disfrutó nuestra gente. ¡La acogida fue tan increíble que tuvimos que repetir el día siguiente por aclamación popular! Ese sábado 28 de abril de 2012 demostramos a nuestros vecinos que un grupo unido puede alcanzar lo que se plantee. Sin duda, uno de los días más emocionantes de mi vida... ¡Gracias de corazón, familia!

Beatriz Sánchez (bailarina):

Lo recuerdo como un día lleno de ilusión, rodeada de un grupo de personas que, aún sin conocerlas demasiado, me hacían sentir muy bien. Estaba maravillada por el ambiente de humildad, respeto y admiración mutuos que se respiraba entre cajas. Recuerdo también que en el momento de la representación pensé que, aunque seguramente hubiera visto la obra cien veces en el último mes de ensayo, no me podía cansar y, en cada rato libre que tenía entre las escenas en las que salía, me asomaba entre cajas para seguir disfrutando de ella. Y recuerdo al acabar, sentir dos cosas fundamentalmente. Por una parte agradecimiento, me sentía muy agradecida de que estuviese ocurriendo esto, del momento en que se me ocurrió mandar el mail para participar, de las personas que habían tenido la genial idea de iniciarlo, y de todas las personas implicadas en ello, de las cuales estaba súper orgullosa, de todas y cada una de ellas. Y por otra parte, salí con el firme convencimiento de que eso no podía ser cosa de una sola vez, o de un solo fin de semana, mejor dicho, que habíamos currado demasiado para dejarlo ahí, y no me equivocaba, no.

David Poveda (bailarín y cura):

Recuerdo ese estreno como algo realmente emotivo. El sueño de un grupo de personas se hacía realidad, y el amor y la dedicación de todos y cada uno de los integrantes de ese grupo por el teatro musical lo plasmaron encima del escenario. Recuerdo los nervios de todos antes de empezar entre cajas y lo que luego iba a ser la típica costumbre de Jesus (Director de escena) la rueda en la que nos animaría y nos subiría la energía a un 150% para desempeñar con creces cada uno nuestra función. Esos aplausos sordos y esas miradas deseando suerte con el telón cerrado y cada uno por un lado haciendo sus calentamientos. No olvidaré nunca la intro musical de “Mamma Mia!”, que me pone los pelos de punta, y las primeras palabras que daban inicio al musical.

Todos intentábamos cotillear lo que pasaba y veíamos cómo las butacas estaban a rebosar por todos lados. Iban pasando como un tren sin parada todas las escenas, las canciones y los bailes y sin darnos cuenta habíamos llegado al final. Recuerdo la satisfacción que teníamos todos y recuerdo a Verónica (Directora) saltando ahí arriba en las luces y a Manuel (Técnico de sonido) dándolo todo con la mesa de mezclas. La gente en pie dejándose las manos en cada aplauso. Recuerdo a esas personas que crearon “Mamma Mia!” encima del escenario con un peluche de un pitufo y un ramo, recibiendo el agradecimiento de todos sus chicos y chicas. Telón cerrado, el grupo se colmó en llantos de alegría y en abrazos recompensados. Recuerdo a Sandra (Coreógrafa) como una loca abrazando a todos y un grito de guerra que haría que 3 años después sigamos luchando por eso tan bonito que empezamos.

“Mamma Mía!” en Musicales 3C es mucho más que un musical, es una familia que durante 3 años ha vivido experiencias inolvidables que nadie puede imaginar y ninguno puede explicar con palabras y que hace que el público salga sin saber qué es eso tan bueno que les hemos transmitido. Un sueño, una ilusión y un recuerdo para la memoria de todos los que estuvieron desde ese día hasta hoy.

Juan Carlos Escriña (Sam):

Lo recuerdo como un día intenso desde el momento de levantarme: Todas las cosas que había que preparar, las instrucciones de los directores, el montaje de los decorados, el ensayo general antes del gran momento... Recuerdo haber repasado mentalmente los diálogos y deseado con todas mis fuerzas no equivocarme en ningún paso de los bailes. Recuerdo el cosquilleo en el estómago cuando, justo antes de que se abriese el telón, nos reunimos todos sobre el escenario, dispuestos a triunfar pero, sobre todo, a pasarlo bien y hacer que el público, cuyas voces llenaban el salón que nos aguardaba al otro lado, lo pasase, por lo menos, igual de bien. Recuerdo las miradas nerviosas y las sonrisas cómplices de mis compañeros. La camaradería.

Después se abrió el telón. El resto fue, simplemente, magia.

Raquel López (Tanya):

Hace ya tres años que ocurrió algo mágico... Subió el telón y la obra comenzó y sin que pudiera darme cuenta estábamos en la última escena. La obra terminó y el público en pie... Mi corazón se encogió y mis ojos retuvieron un par de lágrimas. Me sentía orgullosa del trabajo, de todos y cada uno de los compañeros que me acompañaban, y presumía de tener junto a mí a las mejores voces, a los mejores bailarines y a los mejores actores (que se habían convertido en mis amigos). Aún en el escenario tuve que despertar y recordar por qué estaba allí, más bien por quién, y hacer que los directores y los técnicos salieran a escena no fue nada fácil, ¡pero se merecían el aplauso más grande de todos! Con la distancia soy consciente de que no fue nuestra mejor actuación, pero fue todo tan extraordinario que siempre será mi actuación favorita.

Ana Calvo (Rossie):

Por mi parte, recuerdo poco porque me invadieron unos nervios tan exagerados que me temblaba el cuerpecillo entero, me bailaban los textos, las canciones, los bailes... Me sentía insegura pero con unas ganas tremendas de salir al escenario. Ya se sabe, esas mezclas de sentimientos variopintos, encontrados e incontrolables que se juntan y entran en combustión acelerada antes de salir a un escenario. De repente, sentía que había llegado el ansiado momento de llevar tantos meses de preparación al veredicto del público. Quería que tanto ellos como nosotros terminásemos satisfechos y muy contentos, con el ritmo aún palpitando en los corazones. De hecho, toda esa adrenalina que acumulé sirvió para hacerme sentir mejor que nunca y, tras la reacción final del público, sólo deseé que nuestra aventura no tuviera fin. Lo que no pude prever ese magnífico día fue que pudiéramos llevar nuestro querido “Mamma Mia!” a otros rincones de España. Fue el mejor comienzo que podría desear junto a gente muy querida que vino a apoyarnos en nuestros comienzos. Empezamos a despegar y aún no hemos aterrizado. Gracias a todos por hacerlo posible.

Mónica Fernández (Donna):

Creo que el día del estreno lo vivimos con mucha expectación. No sabíamos qué iba a pasar, si al público le iba a gustar o no lo que iba a ver. Hicimos un ensayo horrible y se cumplió eso que dicen de que, después de un mal ensayo, viene una actuación increíble. Y eso pasó para sorpresa de todos. Bueno, sorpresa, sorpresa, no… Porque habíamos trabajado y mucho. 

Recuerdo que ese día vino casi toda mi familia a verme por lo que los nervios eran máximos. Mi padre vino expresamente desde Cádiz para el estreno. Todo salió en la actuación según lo previsto, hubo concentración máxima por parte de todos. El trabajo en grupo funcionó a la perfección. La dirección del musical hizo realmente bien su trabajo. 

Al final de la función, la sensación de ver a todo el mundo en el teatro de pie aplaudiendo no tiene precio. Es el mayor placer para cualquier artista que se precie, que el público disfrute con tu actuación y le hagas dejar a un lado problemas y preocupaciones. En definitiva, hacerles sentirse felices durante las dos horas de función. 

Recuerdo especialmente con cariño una señora muy mayor, que se ayudaba de un bastón para caminar, que se me acercó y me dijo: “Gracias por hacerme sentir tan feliz durante este rato”. Y no pude reprimir las lágrimas de la emoción. Después Sandra, nuestra coreógrafa, me dijo que esa señora esa su abuela.

No puedo más que decir que con “Mamma Mia!” he cumplido un sueño y estoy enormemente agradecida a los que me hicieron el casting (¡el primero de Musicales 3C!), Vero, Sandra, Guille y Lolo por la oportunidad que me dieron. 

Por muchos años más de “Mamma Mia!” Os quiero, familia musicalera.

 

Decorados y atrezzo: del papel a la realidad

Escrito por Paloma Sanz

 

Para ello hemos trabajado mucho para hacerlo posible. Nosotros, Jose y Paloma, hemos realizado los decorados, pero como todo, no ha sido una tarea fácil…

Empezamos por reunirnos con el equipo de Dirección para que nos transmitieran cuál era la idea de partida para diseñar los decorados.

Allí se discute bastante entre lo que se quiere y lo que se puede realizar, pero al final se consigue un primer esbozo de los decorados, eso sí, la Directora de la Asociación nos pone un límite al presupuesto.

 

 

Leer más:Decorados y atrezzo: del papel a la realidad

¿Cómo se prepara un musicalero para salir a escena?

Escrito por Manuel Belizón Cebada

¿Cómo estáis, amigos musicaleros? Esta semana hemos tenido la oportunidad de tomar un café con tres de nuestros miembros más activos. Mónica Fernández, Ana Calvo y Julio Vaquero llevan ya varios años formando parte de esta asociación y colaboran asiduamente en diferentes secciones de nuestro grupo. Lo que más les gusta, por supuesto, es subirse al escenario a encarnar a los diferentes personajes que componen nuestros montajes y de los que son partícipes. Durante la charla, hemos aprovechado para lanzarles tres preguntas que, seguro, no os dejarán indiferentes.

¿Qué hacéis justo antes de empezar la función? ¿En qué soléis pensar en esos momentos de nervios? Y, ¿cómo conectáis con vuestro personaje o con la escena?

Leer más:¿Cómo se prepara un musicalero para salir a escena?

Visita de Enrique del Portal: "Todos somos amateur"

Escrito por Nuria González Rebollo

El pasado 2 de marzo, vino a visitarnos a Tres Cantos, junto a su mujer, Marta Moreno, el actor de teatro musical y zarzuela Enrique del Portal. Aún hoy, después de llevar media vida sobre los escenarios, Enrique sigue formando parte del elenco de grandes obras musicales como Los Miserables, El Fantasma de la Ópera, La Bella y la Bestia y zarzuelas como la de su próximo proyecto, El Paraíso de los niños, que representará a partir del 9 de abril en Madrid. Con una carrera tan extensa y llena de éxitos, intentamos evitar que fuera una mera entrevista más. Nos sentamos simplemente para hablar y tratar de empaparnos de toda su experiencia, pero en realidad la visita acabó convirtiéndose en una clase magistral de talento y profesionalidad que nos llenó de energía para la nueva temporada que acababa de comenzar.

Leer más:Visita de Enrique del Portal: "Todos somos amateur"

Conocer el teatro musical desde la perspectiva de los mejores...

Escrito por Manuel Belizón Cebada

El próximo domingo 2 de marzo recibiremos una visita muy especial. Enrique del Portal, un nombre propio dentro de la escena nacional en los géneros del teatro musical o la zarzuela, pasará con nosotros un rato agradable durante el cual tendremos la oportunidad de conocer en primera persona más detalles sobre su trayectoria, su visión de la actualidad teatral y, en general, nos traerá hasta nuestra misma casa y de forma desinteresada todo lo que se respira dentro de este maravilloso mundo.

Leer más:Conocer el teatro musical desde la perspectiva de los mejores...

Mi aventura con Musicales 3C

Escrito por Ana Teresa Calvo Marco

Queridos amigos de Musicales 3C, es para mí un verdadero y sincero placer poder compartir con todos vosotros, que nos seguís y apoyáis con tanto cariño y que visitáis con asiduidad nuestra página web como sabéis en continuo crecimiento y construcción como la organización en sí misma, esta experiencia tan grande que estoy viviendo a tantos niveles de mi vida. Tanto es así que me cuesta horrores concebir otra idea de vida sin este proyecto y sobre todo sin toda la gente que hace grande lo que ahora es el germen de Musicales 3C.

Y es que no puedo evitar parafrasear a nuestro gran director musical, Guillermo Molinero, parafraseando a su vez a un personaje de sobra conocido cuando digo que me llena de orgullo y satisfacción haber asistido al nacimiento de Musicales 3C, que no es sino el fruto del esfuerzo constante y la ilusión de un buen puñado de jóvenes (no vamos a entrar en tema de edades..., pues como sabéis el amor al arte no entiende de años) por lo que nos consideramos todos jovenzuelos con un alma muy artista y un valor y empuje admirables.

Leer más:Mi aventura con Musicales 3C

2013: “Mamma Mia!”, qué año…

Escrito por Manuel Belizón Cebada

Cuando estrenamos el musical de “Mamma Mia!” en Tres Cantos en abril de 2012 era imposible imaginar la de viajes y aventuras que nos quedaban por vivir con nuestra primera producción. Apenas llevábamos un año trabajando como grupo y el camino por recorrer se antojaba largo y cuesta arriba. Ofrecer un espectáculo de estas características y hacerlo con la calidad que buscábamos y sin una inversión económica de por medio podía sonar casi a broma. Pero esas tres primeras representaciones en nuestra localidad nos hicieron entender que estábamos caminando en la dirección correcta. Habíamos apostado por el trabajo serio, por el esfuerzo, por la constancia y el cariño con el que este proyecto debía ser acometido para alcanzar un objetivo casi platónico.

Y mientras seguíamos perfeccionando nuestro primer musical nos topamos con el 2013. Habíamos llenado las tres veces el teatro de nuestra localidad y las críticas habían sido muy positivas así que en ese momento nos preguntamos: ¿por qué no intentarlo también en otros municipios? Un auténtico reto… Otro público, otras costumbres, las peculiaridades de cada teatro y otro sinfín de interrogantes que daban, sin duda, muchísima emoción a la idea que nos rondaba. Aunque, del dicho al hecho, hay un trecho. ¿Quién iba a apostar por un grupo tan inexperto para ofrecer a sus vecinos, a su gente, una oferta cultural tan diferente y complicada? Pues, para nuestra sorpresa, no tardamos tanto como podíamos prever en un principio.

Leer más:2013: “Mamma Mia!”, qué año…